sábado, 2 de junio de 2012

La princesa

Hace un tiempo escuche esta historia, un gran amigo me compartió y quiero retomarla, para algunos que pueden sentirse que algo no esta funcionado en sus relaciones de pareja, en conocer a alguien y sentir que las cosas no están al parejo.

La historia dice que: Había una princesa que era muy bella y muchos hombres de todo el reino la pretendían, ella iba desechando cada pretendiente, al ponerles pruebas que eran imposibles de lograr, de acuerdo a sus capacidades.
Un día llego un hombre pobre, sencillo y acepto el reto de la princesa, lo que ella le pidiera.
Al verlo pobre y sencillo, ella le pidió que pasara 30 días bajo el puente que estaba en la entrada al castillo, al pasar los 30 días si aguantaba sin salir de ese lugar ella aceptaría casarse.
El hombre acepto, se fue bajo el puente, a pasar los 30 días que ella había puesto en condición.
Comía y dormía bajo el puente, ella desde su ventana lo veía ahí, esperando pasar el tiempo, para cumplir su promesa, y ella pensaba que no podría soportar aquel hombre los días ahí.
Pasaron 3, 4, 5 días, el frío, el calor, la lluvia que soportaba, la hacían dudar de que pudiera aguantar, pero los días pasaban, el sentado bajo el puente.
Por momentos se veía desesperado, cansado, a los 15 días, ella seguía con la idea de que no podría aguantar.
Pasaron 20 días y el hombre seguía, ahí esperando bajo el puente soportando todas las inclemencias, mirando a lo lejos a la princesa, cuando ella salía, se asomaba por la ventana, caminaba por los jardines del castillo.
Ella lo miraba de lejos y se sorprendía de que pasaran los días y el siguiera ahí, cumpliendo la promesa.
Se veía desfallecer bajo el puente, ya habían pasado 28 días, y no se dejaba vencer.
Cuando llego el día 29, al atardecer, ella miraba desde su ventana al hombre, cuando él se levanto y salio de debajo del puente, ella sorprendida salio corriendo a verlo.
El hombre ya emprendía el camino a casa, cuando ella lo alcanzo y le pregunto.
-¿Por qué  te vas? ¿Qué paso? Estabas a punto de lograr el reto, la meta de los 30 días, ya habías podido aguantar 29, solo falto uno, ¿no pudiste más?
A lo que el hombre respondió:
-Durante todo este tiempo te demostré que soy capaz de responder a lo que tú quieres, pero en todos esos días, jamás supiste que era lo que yo quería o necesitaba.-
Ella sorprendida lo veía sin decir nada.
A lo que el siguió diciendo:
- tu egoísmo solo te permite ver tus caprichos, no eres capaz de ver para otro lado mas que a ti misma y tu sentir, te he demostrado que podía aguantar un día mas, pero nunca fuiste capaz de verme a mi, de saber que vivía, sentía o quería durante eso días, bajo el calor, la lluvia, el frío. Te demostré que soy capaz de ser y hacer lo que en tu  quieres, pero tu no eres lo que yo necesito.
La princesa bajo la mirada y lloro, él le dijo: no llores, mejor deja de seguir tus miedos, tus temores, tus caprichos.
Aquel hombre siguió su camino.

Sin duda un texto crudo pero real de muchas personas que solo buscan satisfacer a su propia persona sin ver hacia los que nos rodean… gracias hermano EMM


1 comentario:

  1. Amigo muy buena Historia, te hace reflexionar mucho.

    saludos.

    ResponderEliminar